Seleccionar página

Imagen: Simone Campana.

Tenemos un GRAVE problema en materia de empleo en México

por | 4 Sep 2020

Los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOEN) elaborada por el INEGI, correspondiente a julio de 2020, nos presenta datos realmente preocupantes. A pesar de la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas, inclusive no esenciales, sólo se han recuperado alrededor de 7.2 millones de empleos de los más de 12 millones perdidos desde marzo. Aunque algunas fuentes señalan únicamente 6.5 millones de empleos recuperados.

Según el propio INEGI, hoy en día hay 52.6 millones de personas en la Población Económicamente Activa (PEA) lo que significa poco más del 60% de la población mayor a 15 años en el país. De la población ocupada, 49.8 millones, es decir, el 51.9% lo está en la economía informal, lo cual es un problema crónico de México, ya que tenemos decenas de años que el empleo informal es superior al formal.

De los 12 millones de empleos perdidos entre marzo y junio, se han recuperado la mayoría de ellos en la economía informal. Un regreso de población ocupada en la informalidad laboral de 1.7 millones de personas, siendo en junio 25.6 millones y 27.3 millones en julio.

Imagen: Marketing Directo.

La “ENOEN” registra una disminución de 2 millones de personas ocupadas en jornadas de tiempo parcial (al pasar de 14.6 millones a 12.6 millones) y un incremento de 4.2 millones de ocupados en jornadas de tiempo completo (de 28.9 millones a 33.1 millones), lo cual es una muy buena noticia, al igual que hubo un crecimiento de 1.3 millones de ocupados con ingresos entre dos y cinco salarios mínimos, al pasar de 9.5 millones a 10.8 millones.

A medida que avance la reapertura de la economía, se deberá notar un aumento en las horas trabajadas. Los datos de la Encuesta muestran en julio que las jornadas semanales de más de 48 horas pasaron de 21.6% en junio a 24.9%, mientras que aquellos que laboran de 15 a 34 horas semanales disminuyeron de 21.4% a 18.1%, según muestra la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Asimismo, los llamados “ausentes temporales”, trabajadores que fueron suspendidos por los efectos de la pandemia, pero mantienen un vínculo laboral, pasaron de 8.2% en junio a 7.5%.

“Se tiene una recuperación en el volumen de población ocupada en el sector comercio, a diferencia de los sectores de la construcción, restaurantes, servicios de alojamiento y transportes. Asimismo, se observa una falta de recuperación en personas ocupadas en trabajos domésticos remunerados.”

La tasa de subocupación, que considera a las personas que tienen más disponibilidad de tiempo para trabajar, en julio 2020 se situó en 18.4% de la población ocupada, muy por debajo del 29.9% de mayo. Pero aún muy lejos de la tasa de subocupación de hace un año, que se situaba en el 7.9%, es decir, la tasa actual es 10.5 puntos porcentuales superior a la de hace un año de la población ocupada.

En esta lógica de recuperación, la tasa de desocupación o desempleo fue de 5.4% en julio contra el 5.5% en junio de 2020.

Ilustración: Timo Meyer.

Imagen: Freepik.

Es importante tomar en cuenta dos hechos para entender mejor estas cifras, al momento:

  1. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) forma parte de los programas que se reanudaron, alcanzando ya un 57% de la muestra mensual que regularmente se logra con la ENOE tradicional, por lo que los resultados de la encuesta que se difundió el jueves 3 de septiembre contienen todos los indicadores estratégicos de ediciones anteriores, aunque en algunos casos con niveles menores de precisión.
  2. La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que se presentó ahora en septiembre se denomina Nueva Edición (ENOEN) ya que, aunque mantiene el mismo diseño conceptual, estadístico y metodológico que la ENOE tradicional, su muestra se conformó de un 72% entrevistas cara a cara y un 28% de entrevistas telefónicas. Es importante destacar que no existen cambios estadísticos significativos en los indicadores estratégicos de ocupación y empleo cuando se consideran exclusivamente entrevistas cara a cara, de cuando se combinan con entrevistas telefónicas. Por lo anterior, a partir de este mes, concluye la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE).

La encuesta del INEGI considera tanto trabajo informal como formal y no hace distinciones, lo cual claramente es un “truco metodológico” para no presentar la cruda realidad del empleo en nuestro país. La recuperación en el empleo a la que hace referencia la Encuesta se debe casi enteramente a un aumento en la ocupación informal. Por lo que hace al empleo formal, las cifras no son tan claras y son mucho menos halagüeñas. En julio, se perdieron 3,097 afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en adición al 83,311 de junio.

Aunque las cifras de julio muestran una tendencia positiva —la población activa pasó de 53.1% a 54.9%—, la mejora es mucho más lenta que la que se dio en junio. Entonces, las personas que estaban empleadas o buscaban trabajo pasaron de 47.4% a 53.1%. Y aunque estas cifras podrían resultar muy alentadoras, los indicadores siguen muy por debajo de los de hace un año. En julio de 2019, la población activa era de 60.5%, 5.6 puntos porcentuales más que ahora.

A manera informativa les recuerdo que en México más del 60% de los empleos lo generan las PYMES y las grandes empresas sólo emplean al 9% de toda la PEA; que 50% de la población ocupada vive en ciudades de más de 100 mil habitantes; que 62% de esta población está en el sector de los servicios, cerca del 28% en el sector industrial y alrededor del 10% en el sector primario; que más del 60% de la población ocupada son hombres; que prácticamente el 70% de los ocupados son trabajadores subordinados o remunerados, 20% trabaja por su cuenta, que un asombroso 5% trabaja sin remuneración y 4% son propietarios de bienes de producción con empleados.

Ilustración: Fidel Sclavo (Clarín).

Imagen: iStock.

Si somos realistas y consideramos el entorno macroeconómico que estamos viviendo a nivel mundial y obviamente a nivel local, más la incertidumbre que genera este gobierno federal y los datos duros del Banco de México que ubican a la economía mexicana con un decrecimiento del PIB 12.8% anual para el 2020, no podemos esperar una mejoría sustancial en el panorama del empleo en México.

Creo que es un gran momento para plantearnos nuevas opciones para generar más y mejores empleos y atenuar esta problemática. En Europa varios gobiernos han propuesto la reducción de días de trabajo para tener cuatro días laborables y tres de descanso, lo cual obviamente tendría ventajas en mejorar el balance de vida y trabajo, y otros gobiernos han propuesto reducir el número de horas de trabajo a la semana, con jornadas de hasta 30 horas, en lugar de las 40 que actualmente se trabajan.

En México la media laboral es de alrededor de 43 horas y pone a México como uno de los países donde más horas se trabajan al año.

Otra iniciativa, como lo han hecho otros países desde que inició la pandemia, e incluso sin ella, es que el gobierno federal y los estatales tienen que generar incentivos, vía la reducción de impuestos, para que más empleadores contraten a más personas, por ejemplo.

Por:
OCTAVIO AGUILAR
Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest

Comparte este artículo!