Seleccionar página

Ilustración: Harry Campbell.

Estamos viviendo en un mundo totalmente VICA y hay que entenderlo bien

por | 27 Ago 2020

Si bien el acrónimo y concepto de entorno VUCA se creó en la década de los noventa, al finalizar la Guerra Fría en el US Army War College, hoy quizás más que en ninguna otra época de la historia de la humanidad reciente, estamos viviendo un entorno o mundo VUCA de forma exponencial.

El acrónimo VUCA, por sus siglas en inglés, viene de: Volatility (Volatilidad), Uncertainty (Incertidumbre), Complexity (Complejidad) y Ambiguity (Ambigüedad), y que al traducirse al castellano o español se define como VICA. Aunque muchos autores utilizan el acrónimo en inglés “VUCA”.

El concepto de entorno VUCA surge en el US Army War College que fue creado al terminar la guerra Hispano-estadounidense (abril-diciembre de 1898) en el año 1902 y la verdad es que ha tenido una interesante historia de cómo ha cambiado su visión y misión a lo largo de los años, hasta llegar al concepto de ser un verdadero centro de estudios para entender cómo preservar la paz y no cómo prepararse mejor para una futura guerra.

Al terminar la Guerra Fría (1947-1991, aunque autores la fijan entre 1945 y 1989), los norteamericanos entendieron, bajo la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989) que el mundo cambiaría de forma radical ante la desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), la caída del Muro de Berlín, y el surgimiento de muchos nuevos países fundamentalmente en Europa, habría pues un entorno totalmente diferente al que hubo por prácticamente 44 años.

Ilustración: Timo Meyer.

Ilustración: Timo Meyer.

La diferencia entre 1989 y 1991 del fin de la Guerra Fría, para no dejarlos con la duda, tiene que ver con el hecho de que en 1989 cayó el Muro de Berlín y fue en 1991 cuando Mijail Gorbachov dejó la presidencia de la URSS, que daría paso a la Federación Rusa encabezada por Boris Yeltsin (1991-1999).

Así en este entorno, se creó el concepto VUCA para entender ambientes complejos, impredecibles, poco o nada conocidos, y muchos etcéteras más, como sin duda es el que ahora estamos viviendo y por ello viene mucho al caso analizarlo y actuar en consecuencia, renovando los qué, el cómo y el porqué, frente a opciones como las que en su momento presentó y propuso Bob Johansen del Institute for the Future.

Resumo en unos cuantos renglones la “Solución VUCA Prime” de Johansen, que me imagino sirvió en su momento, pero que hoy esta totalmente fuera de consideración, desde mi punto de vista. Johansen creó una matriz que dice que frente a la volatilidad hay que tener visión, frente a la incertidumbre hay que responder con entendimiento (understanding), frente a la complejidad hay que actuar con claridad, y ante la ambigüedad hay que tener agilidad… La obviedad me resulta hasta tierna.

¿Qué quieren decir realmente los conceptos de VUCA?

La volatilidad es una condición de lo volátil que viene del latín “volatilis” que significa textualmente volar. Es la calidad de estar sujetos a cambios frecuentes, rápidos y significativos. En un mercado volátil, por ejemplo, los precios de los productos pueden subir o bajar considerablemente en un corto período de tiempo, y la dirección de una tendencia puede revertirse repentinamente.

Ilustración: Fidel Sclavo (Clarín).

Ilustración: Ragnar R.

Como regla general, una alta volatilidad conlleva un mayor riesgo. Esto se debe a su asociación con períodos de incertidumbre en el mercado, como el que ahora estamos viviendo y que seguiremos viviendo por varios años más; hay quienes piensan que sólo dos y para otros pesimistas que hasta cinco años.

La incertidumbre tiene que ver con la falta de seguridad, de confianza o de certeza sobre algo, que especialmente crea inquietud.

De una manera muy sencilla podríamos decir que la incertidumbre es la situación de desconocimiento que se tiene acerca de lo que sucederá en el futuro. La incertidumbre es algo que siempre va a estar presente en la vida de las personas, de las empresas, de los países, es una sensación de inseguridad, inclusive de temor, que hace que el individuo o las organizaciones se paralicen “momentáneamente”, y que en las condiciones actuales no nos podremos esperar a que la situación sea más clara y confiable, porque no lo será… La incertidumbre llegó para quedarse por un buen tiempo.

El origen de la palabra también viene del latín y se refiere a la carencia de “cierto” o certeza y de cualidad, es decir, que no hay certeza de una cualidad o de una condición.

La palabra complejidad desde un punto de vista etimológico es de origen latino, y proviene de plectere que significa “trenzar, enlazar”. El agregado del prefijo com- añade el sentido de la dualidad de dos elementos opuestos que se enlazan íntimamente, pero sin anular su dualidad.

Imagen: Marketing Directo.

Ilustración: Robert Ignasiak.

En los diccionarios se refieren a complejidad como el “Conjunto de características de lo que está formado por muchos elementos”; dificultad, calidad de difícil o complicado; aparece también en la entrada de sofisticación.

El termino ambigüedad, también tiene raíces latinas formada por “amb” que significa “por uno y otro lado” o “por los dos lados”, más “agere” que quiere decir actuar o llevar adelante, y el sufijo “dad” que alude a “cualidad”. Al hablar de ambigüedad se hace referencia a una situación en la que la información tratada podría ser interpretada de diferentes formas o maneras. En otras palabras, se entiende por ambigüedad cuando una oración, palabra o hecho puede aludir a distintos significados o interpretaciones. También es sinónimo de duda o vacilación.

La ambigüedad es una situación en la que la información se puede entender o interpretar de más de una manera. El contexto tiene mucha importancia en la eliminación de las posibles ambigüedades; es decir, la misma información puede ser ambigua en un contexto y no serla en otro.

Como ven, la suma de los conceptos que conforman VICA o VUCA nos presenta un escenario amenazador y muy retador. Obviamente, como ya lo comenté, el escenario VUCA que había en los años noventa, nada tiene que ver con lo que hoy estamos viviendo y por ello las soluciones propuestas en aquel entonces hoy sólo nos deben servir como referencia y son dignas de análisis histórico y hasta ahí.

Ilustración: Fidel Sclavo (Clarín).

Ilustración: GettyImages.

La pandemia provocada por el coronavirus, más los múltiples cambios tecnológicos, la BIG DATA, la Inteligencia Artificial (AI), demográficos, de automatización, de robotización, cambios radicales en el quehacer social, de acumulación desmedida de riqueza de unos pocos y la proletarización de los más, de muchas otras tendencias que ya se veían venir y que llegaron con esta situación que estamos viviendo y que nos ha desnudado frente a la realidad en muchos aspectos, o de tendencias que llegarán en el corto o mediano plazos, nos obliga a replantearnos una inmensa cantidad de supuestos, paradigmas y de hábitos que hasta hace poco fueron válidos.

Como lo he afirmado en varios de mis artículos y es principio fundamental de mi filosofía y metodología “hazlosencillo”, la planeación de largo plazo ha perdido absolutamente toda relevancia… De verdad, no pierdan ni su tiempo, ni ningún recurso en ella, la planeación estratégica setentera ha muerto.

Hoy debemos tener una inmensa capacidad de respuesta frente al entorno o los entornos. Nos vamos a tener que adaptar y ser inmensamente flexibles y actuar con gran rapidez: los individuos, las empresas, y los países que actúen con velocidad serán los grandes ganadores.

Tenemos que hacer un buen autodiagnóstico y saber qué capacidad o qué nivel tengo para manejar este nuevo mundo VUCA que apenas llegó y que hoy nos presenta muchas más dudas que respuestas.

Ilustración: Fidel Sclavo (Clarín).

Ilustración: The Guardian.

Tengo que identificar para mi mercado y para mi empresa qué habilidades debo tener y cuáles tengo que desarrollar o contratar rápidamente. Hay inmensas oportunidades para generar alianzas estratégicas que hasta hace poco eran inimaginables.

Todo mundo habla de reinventarse ante lo que está sucediendo y hay mucho de realidad en ello, pero ¿cómo se han reinventado o lo harán? Tenemos que ser aguantadores o resilientes frente al entorno de corto plazo, tenemos que ser perseverantes y defender nuestro propósito con todas nuestras capacidades, y les recomiendo que busquen soluciones sencillas sin que esto quiera decir que son simples.

Finalmente, les recomiendo mucho, el libro Antifrágil, las cosas que se benefician del desorden de Nassim Nicholas Taleb, editado por Paidós para entender mejor lo que estamos viviendo y cómo sacarle provecho… Realmente es un imperdible.

Por:
OCTAVIO AGUILAR
Comentarios de Facebook

Pin It on Pinterest

Comparte este artículo!