Seleccionar página

La innovación y la creatividad pueden ser la base de la modernización de un negocio, por lo que se debe exigir a las organizaciones pensar “fuera de la caja de la racionalidad”, para detectar ventajas y oportunidades.

 El objetivo debe ser el balance entre la irracionalidad y la creatividad.

1.- No centrarse en los conceptos

Las ideas sobre la gestión del cambio enfatizan en la necesidad de nuevas estructuras; pero, no se pueden implementar eficazmente a menos que se entienda a la gente y su trabajo diario.

2.- Seguir el instinto sin perder la racionalidad

La irracionalidad es el uso inadecuado de la razón, por esta debe basarse en la intuición y con ello detectar nuevas oportunidades para resolver problemas concretos.

3.- No basta con los líderes

El problema es que muchos líderes creen erróneamente, que son ellos quienes encarnan las modificaciones que se requieren.

 4.- Crítica, autocrítica y perspectiva

Debemos estar dispuestos a escuchar la retroalimentación del mercado y del cliente, con el fin de modificar y buscar la perspectiva adecuada para enfrentar las condiciones de mercado.

 5.- No apostar a la suerte

Las probabilidades de triunfo se pueden mejorar en gran medida teniendo en cuenta los conocimientos sobre cómo el equipo de trabajo, los ejecutivos y emprendedores interpretan su entorno y eligen actuar.

El punto esencial es saber qué y cómo cambiar a nivel personal, aprender a comprometerse con el lado irracional de la gestión del cambio.