Seleccionar página

Se plantean los retos que tienen RH ante la IA, como los sesgos, productividad, la cultura laboral, la ética, personalización, mercado de trabajo, procesos de selección, responsabilidad y protección de datos.

1. Control de los sesgos.

Estos se basan en probabilidades y con datos introducidos; por lo que si al sistema se le enseña sesgos, este dará resultados desviados.

2. La productividad.

La inteligencia artificial ayuda a potenciar el talento, pero no lo va a sustituir. Las personas son las que toman las decisiones.

3. La cultura laboral debe ser orientada a la agilidad.

La tecnología requiere que se tomen las decisiones mucho más rápido y la IA acelera todos los procesos de la organización.

4. La ética.

La tecnología no puede ser una caja negra, hay que saber cómo se calculan los resultados.

5. Personalización.

Para cambiar la experiencia de los empleados, se debe estar digitalizando e individualizando los puntos de aprendizaje y satisfacción.

6. El mercado de trabajo.

RH, además de los procesos de adopción, deberá promover la empleabilidad de los trabajadores más sensibles a este proceso.

7. Los procesos de selección.

La inteligencia artificial ya se está aplicando en algunos puntos a la hora de elegir candidatos o de realizar las evaluaciones promocionales de los empleados.

8. La responsabilidad.

En el caso de daños provocados por un dispositivo de inteligencia artificial, “la responsabilidad” va a recaer siempre sobre el empresario, sólo en casos de grave negligencia tendría que asumir obligaciones también el trabajador.

9. La protección de datos.

Se debe tener en consideración las legislaciones de cada país para que no colisionen con la interacción de la compañía con los empleados.