Seleccionar página
  • Siguen existiendo empresas que mantienen la toma de decisiones y planeación como un proceso que se hace una vez al año, pero eso ya está cambiando.
  • El objetivo debe ser tener un sistema de toma de decisiones continuo sobre inversiones, o iniciativas estratégicas.

1.- Reducen la capacidad para responder a tendencias

Hoy se necesitan acelerar los procesos, de no hacerlo las brechas se harán cada vez mayores.

2.- Se cierran los mercados

Un proceso de planificación flexible permite a los ejecutivos ser más sensibles y receptivos a los cambios en el negocio.

3.- Aumentan las amenazas competitivas

No poder cambiar los planes hechos a largo plazo frena la innovación, por lo que la competencia tendrá mayores oportunidades.

4.- Pérdidas económicas

El cambio en la estrategia es frenar iniciativas que no funcionan y ahorrar recursos.

Fuente: IMD