Seleccionar página

Aunque no pretende ser una continuación de mi artículo anterior, bien podría serlo, ya que en esta ocasión quiero compartir con ustedes algunas recomendaciones de viaje.

Hay miles de destinos que podríamos y deberíamos conocer, pero por razones de comunicación, comerciales, de mercadotecnia, de tiempo y en algunos casos de costo, no visitamos o no hemos visitado.

Para todos los ciudadanos, viajeros y turistas que vivimos o visitan México, mi primera recomendación es, visitar todos los pueblos mágicos que puedan. A la fecha hay 111 y según entiendo el gobierno que encabeza el presidente López Obrador, ha determinado acabar con esta certificación. Así que ya tenemos una meta clara: 111 destinos.

Hay seis estados que sólo tienen un pueblo mágico: Tecate en Baja California, Palizada en Campeche, Comala en Colima, Mapimi en Durango, Taxco en Guerrero, y Tapijulapa en Tabasco. Y nueve entidades que tienen únicamente dos pueblos mágicos: Baja California Sur (Loreto y Todos Santos), Morelos (Tepoztlán y Tlayacapan), Nayarit (Jala y Sayulita), Nuevo León (Santiago y Linares), San Luis Potosí (Real de Catorce y Xilitla), Sonora (Álamos y Magdalena de Kino), Tamaulipas (Mier y Tula), Tlaxcala (Huamantla y Tlaxco) y Yucatán (Izamal y Valladolid), lo que nos facilita cubrir esos estados muy rápidamente, en algunos casos, inclusive, se pueden visitar los dos pueblos el mismo día y en otros casos en un fin de semana quedarán cubiertos.

En mi experiencia los dos de Tlaxcala, los de Morelos, los de Nuevo León y los dos de Yucatán, se recorren el mismo día sin ningún problema. Mientras que las distancias entre los dos pueblos de Sonora y los de Baja California Sur hace prácticamente imposible hacerlos en un solo día.

Hay estados de la República que requieren de dos o más viajes o un viaje largo: Chiapas, que tiene cuatro pueblos mágicos, Coahuila seis, Guanajuato cinco, Hidalgo también con cinco, Jalisco siete, nueve en el Estado de México, ocho en Michoacán, cinco en Oaxaca, nueve en Puebla, cinco en Querétaro, seis en Veracruz y cinco en Zacatecas. Para quienes vivimos en la Ciudad de México, con excepción de Chiapas y Coahuila y, quizás Zacatecas, todos los otros estados vale la pena visitarlos en auto. Hay muy buenas carreteras y las distancias justifican el viaje por carretera.

Me quedan, Aguascalientes con tres pueblos, al igual que Chihuahua y Quintana Roo, y Sinaloa con cuatro, que pueden conocerse en un fin de semana, preferentemente largo.

¿Qué se necesita para viajar a la mayor parte de estos pueblos mágicos?  ¡Ganas! Con algunas excepciones, casi todos tienen costos de acceso a las atracciones muy económicas y en lo que hay que gastar localmente los precios son muy accesibles. Te sorprenderás ver por lo que comes como rey, entre otras cosas.

Yo siempre aconsejo comer en lugares que te recomiende la gente local, si bien creo y confío mucho en TripAdvisor, no hay nada como preguntarles a los locales. En muchos casos me he encontrado que coinciden las recomendaciones de las páginas de viajes y lo que te sugieren quienes ahí viven. Como en algunos destinos sólo harás una comida, y quizás a algunos destinos nunca vuelvas, más vale preguntar para llevarte la mejor experiencia.

Aprovecha para comer productos regionales y de temporada tanto en tu comida fuerte (desayuno, comida o cena), como entre comidas: los panes dulces en muchos destinos son increíblemente ricos, los dulces regionales y obviamente llevarte una que otra artesanía.

Mi recomendación es siempre estar informado previamente de qué es lo que visitarás, qué vale la pena o que te gusta a ti, con quién viajas al destino, o contratar a un guía. Visitar estos pueblos y no tener toda la información de lo que hay que visitar a o hacer, es un viaje en balde, y no digo que no te dejes sorprender, pero ver lo básico siempre es muy reconfortante. Como en muchos viajes tendrás destinos y cosas en específico que verás que estarán por arriba de tus expectativas y, en otros casos, por debajo de ellas.

En algunos de estos pueblos hay hoteles que pueden impresionar al más sofisticado de los viajeros o turistas, así que, si piensas quedarte a dormir, vale la pena revisar muy bien las opciones. En Álamos, Sonora, por ejemplo, se encuentra, sin lugar a dudas, uno de los más bonitos hoteles de México, y en Valladolid, Yucatán, te maravillará descubrir una muy buena oferta hotelera.

Y como se trata de aplicar y vivir con la filosofía y metodología de “hazlosencillo”, te recomiendo que viajes muy ligero. Siempre irse por lo seguro y nunca exagerar, en la mayor parte de los destinos requerirás de buenos zapatos o tenis para caminar mucho, unas bermudas, jeans o vestido ligero, una gorra o sombrero, protector solar, repelente para los insectos y, bueno, un par de cambios y párenle de contar.

Y además de nuestros 111 pueblos mágicos, hay decenas, sino es que centenas, de rutas de uno, dos o tres días. Hay mucho por descubrir y conocer en México, así que tomen el auto… y a darle.

Ahora bien, si su plan es en el extranjero y ya conocen las grandes capitales de Europa: París, Roma, Londres y Madrid. Hay cientos de destinos increíblemente bellos y valiosos. La ruta de los poco más de 1,000 kilómetros de los países Bálticos: Estonia, Lituania y Letonia, vale muchísimo la pena, una cantidad de historia, de edificios, iglesias, templos, castillos, bosques, mares, museos de verdad de muerte, y si le agregas unos días te das tu vuelta por Polonia o hacia el norte por Finlandia, que está a un par de horas en Ferry.

Otro super viaje es Croacia, Serbia, Montenegro, y Eslovenia, y si ya andas por ahí y tienes unos días de más, considerando que eres algo intrépido, una buena opción es Bosnia y Herzegovina; también Albania, Macedonia y Kosovo. Si eres menos aventurero, pero dispones de ciertos días, hay que ir a Italia: Trieste es una ciudad de locura.

Los países nórdicos son maravillosos: Dinamarca, Finlandia, Suecia, Noruega e Islandia. Hay tanto que ver y aprender de estas culturas. Lo sencillo llevado a los extremos. No en vano son en muchos capítulos los países mejor evaluados del mundo.

Otras dos joyas en Europa son Turquía y Portugal. Ambos destinos tienen mucho por conocerles, por aprender, por comer delicioso.

En Oriente y Asia se encuentran obviamente muchos destinos. Yo personalmente me quedé bastante sorprendido y con muy buena impresión de Japón. Se viaja muy fácil, hay una conectividad espectacular, está todo muy bien señalado, y ni qué decir de su cultura y espiritualidad.

En América Latina hay países que recientemente se han puesto de “moda” y con razón, Perú es realmente una joya, te puedes ir varias semanas y no terminar de ver todo lo que hay que ver… Y comer.

Colombia tiene muchos destinos poco explorados y conocidos para el turista común y corriente. Un par de semanas en Colombia te resultarán muy gratificantes.

Haciendo un resumen de los destinos de tendencia para este año, me encuentro que: Las Azores en Portugal, Bután, Madagascar, Mongolia, Irán, Pakistán, Uzbekistán, y Ruanda, están entre los destinos identificados como “the coolest places to visit”, sumándole, Los Cabos, en México, Colombia, Etiopía, y la Riviera turca.

Y, finalmente, si quieren estar seguros de que han viajado a los países más visitados del mundo, pues la lista del 2018 nos dice que son: Francia con 95.8 millones de turistas, España (85.3), Estados Unidos (78.3), China (62.5), Italia (60.2), Turquía (43.7), México (41.2), Gran Bretaña (40.8), Alemania (40.2), y Tailandia con 37.3 millones de visitantes.

Que disfruten sus viajes.

Anexo:

Fuente: https://elsemanario.com/vida-y-cultura/viajar-ligeros-por-mexico-y-el-mundo/

Comentarios de Facebook