Seleccionar página

Ser accountable para dejar atrás las excusas

lunes 26 de agosto de 2019

Uno de los principales logros que se obtiene cuando se es accountable y cuando se crea una cultura personal u organizacional de accountability, tiene que ver con el hecho de dejar de dar excusas y/o usar argumentos para no hacer lo que dijimos que haríamos.

Las personas que somos accountable, comprendemos que está en nuestras manos dejar atrás todas las excusas para poder alcanzar nuestros objetivos.

En el camino para alcanzar lo que queremos nos encontraremos con muchos obstáculos de muchas dimensiones, y es nuestro gusto, amor y pasión lo que nos dará las fuerzas para superarlos. Por tanto, debemos estar conscientes de todas las vicisitudes, trabajar en ellas y lograr una cultura de accountability en cualquier organización, inclusive en nuestras casas.

Muchos de los autores que han escrito sobre accountability, principalmente en Estados Unidos, hacen referencia a que dentro de las cosas que no nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos es cuando nos encontramos con hechos que están absolutamente fuera de nuestras manos y que afectan cualquier planeación que hagamos, pero esto no impide que podamos alcanzar nuestro propósito.

no cumplir objetivos
Fotografía: Moom Consultoría.

Imagínense ustedes que viven en Argentina en este momento y que como consecuencia del posible triunfo del peronismo de los años cincuenta, en las elecciones del mes de octubre, encabezado por Fernández y la señora Kirshner, el peso argentino se devaluó más del 40% en una semana. Éste es un hecho que te cambia cualquier proceso de planeación, pero tal situación se convierte en excusa cuando lo utilizas para decir que por ello no podrás lograr tú objetivo. Una persona accountable dirá “hay que ver cómo vamos a compensar este hecho para alcanzar el objetivo planteado”. Así que exportaremos más, reduciremos nuestros costos y, claro, se nos pueden venir a la mente una veintena de acciones que tendríamos que llevar a cabo para compensar esta devaluación.

Siempre habrá hechos internos y externos que nos van a afectar nuestros procesos de planeación y por ello siempre debemos estar atentos, preparados y dispuestos a innovar para tratar de lograr los objetivos de los que somos accountable.

Cuando facilito talleres sobre accountability siempre hago un ejercicio para que la gente me diga cuáles son las excusas más utilizadas en sus organizaciones y no me sorprende escuchar: “No hay presupuesto”, “siempre lo hemos hecho así”, “soy nuevo”, “no me dijeron cómo hacerlo”, “no me capacitaron”, “el sistema es obsoleto o lento”, o “simplemente falló el sistema”, “el internet está muy lento”, “tengo mucho trabajo y no lo pude hacer”; y la lista sigue… He tenido experiencias donde salieron más de 100 excusas; una de esas empresas obviamente ya fue comprada por su competidor, y otra está haciendo un trabajo impresionante para reinventarse y lo están logrando.

pretextos y excusas
Imagen: Contexto Media Group.

Como puede verse, tratándose de excusas no hay –quizás– alguna que no escuchen con frecuencia en sus organizaciones, sin embargo, cuando se crea una cultura de accountability, éstas se acaban al 100%.

En mi experiencia, hemos podido erradicar la cultura de las excusas en plazos no mayores a 90 días, porque simplemente las excusas son inaceptables para no hacer lo que nos comprometimos a hacer, a pesar de las circunstancias.

Déjenme contarles la historia de Jamaica como país ganador de medallas olímpicas. Seguramente muchos de ustedes vieron la película “Jamaica bajo cero” (1993), y si no la han visto, háganlo, está en todas las plataformas y les dará la referencia para entender el fenómeno de Jamaica como ganador de medallas olímpicas. Me dicen que el presidente de la Asociación Olímpica de Jamaica, tomó esa película como parte aguas al decir, “¿Jamaica no puede ganar medallas olímpicas?”… Todos visualizamos al país caribeño con sol, arena, reggae, Bob Marley, y mucha marihuana. Pues bien, en estos muy pocos años, los jamaiquinos se dieron a la tarea de a pesar de los “hechos”, ganar medallas olímpicas, y vaya que han hecho la tarea: entre 1948, con su primera participación olímpica, y 1992, habían ganado 24 medallas; y de 1996 al 2016 han ganado 52 medallas. Es decir, 76 medallas (23 / 31 / 22) en total en su historia olímpica, lo que hace a Jamaica, por mucho, el mayor ganador de medallas olímpicas en relación con su población (poco menos de 3 millones de habitantes). Ésta es una historia de éxito que deja atrás los hechos, las excusas y los argumentos… El objetivo es ponerse a trabajar y dar resultados.

Por cierto, con 10 veces más competidores y con muchas más participaciones olímpicas –la primera fue en el año 1900–, de forma ininterrumpida desde 1924, México sólo ha obtenido 69 medallas (13 / 24 / 32).

conseguir metas y quitar obstáculos
Imagen: innovationinsider.com.br.

Podemos usar o dar excusas por razones físicas: soy alto, chaparro, uso lentes, soy flaco, soy gordo, soy pelón, tengo tal discapacidad o cualquiera otra que se le ocurra… Y habrá gente que es accountable y, al revés, se aprovechará de ésta para ser muy bueno en su campo. ¿Se imaginan cómo pudo ir por la vida haciéndose de victima Stephen William Hawking quien desde muy joven padeció de esclerosis lateral amiotrófica?, y fue sin lugar a duda uno de los genios más grandes de la humanidad.

Y así tenemos también la historia de Jorge Font, ocho veces campeón mundial de esquí acuático en la categoría de adaptados. Jorge tuvo un accidente esquiando a los 19 años y en lugar de alejarse del deporte y convertirse en una víctima, se asumió accountable y ahí están los resultados. Por cierto, en esta familia hay cuatro campeones mundiales de esquí. Recientemente, el 2 de agosto, Patricio Font se coronó bicampeón mundial sub-17 en España.

Así pues, está en nuestras manos y sólo en nuestras manos tomar la decisión de ser accountables o no, podemos seguir viviendo de excusas y no dar resultados.

No es un tema mexicano, como lo decía en mi artículo anterior, el no ser accountable, es casi humano, pero hay sociedades que están y han hecho mejor trabajo que nosotros a lo largo de los años. A nosotros culturalmente nos encanta victimizarnos “aquí nos tocó vivir”, “así lo quiso Dios”, “somos la raza de bronce”, “es nuestra idiosincrasia”; éstas y otras expresiones no nos han ayudado a sacar lo mejor de nosotros mismos, estamos ante el reto y la posibilidad de hacerlo a partir de hoy.

Fuente: elsemanario.com