Seleccionar página

La palabra “accountability” apareció por primera vez en un diccionario en inglés en el siglo XVI en Inglaterra, procedente de Francia. Accountability tiene su origen en la palabra “account” que a su vez viene de la palabra en francés “acont”, que significa “contar” o “cuenta”.

En principio, accountability se entendía como las cuentas que tenían que rendir los gobernantes –en su momento, casi todos monarcas–, a sus gobernados o súbditos, y de ahí que mucha gente entienda el concepto original de accountability como rendición de cuentas. De hecho, muchos diccionarios en inglés siguen dando este significado y cuando algunos académicos quieren definir en español la palabra, se refieren también a esta vieja acepción que, desde hace ya muchos años, primero en Estados Unidos, luego en los países de habla inglesa, y finalmente en el resto del mundo, dejó de ser aplicable.

Imagen: Micromedium
Imagen: Micromedium

El cambio fundamental entre la vieja definición y las nuevas connotaciones tiene que ver con el hecho de que en el antiguo sentido siempre se entendía el concepto como rendición de cuentas “a toro pasado”, es decir, se explicaba o justificaba lo que se había hecho con los recursos otorgados o asignados en un determinado tiempo. He ahí el origen de lo que, en muchas democracias, más adelante, tomaron como ejemplos para hacer informes de gobierno y en el sector privado los reportes a cargo del presidente del Consejo en la Asamblea anual de accionistas o sus equivalentes.

En la nueva forma de entender accountability, no se habla del pasado, sino del presente e inclusive del futuro.

Definiciones de accountability:

En el reconocido diccionario Webster definen accountability como “la calidad o el estado de rendir cuentas, especialmente: una obligación o voluntad de aceptar la responsabilidad o de rendir cuentas de las acciones de los funcionarios públicos”.

En el diccionario Cambridge la definición de accountability se describe así: “El hecho de ser responsable de lo que haces y poder dar una razón satisfactoria para ello, o el grado en que esto sucede”.

Imagen: Linkedin.
Imagen: Linkedin.

También he escuchado a personas que dicen que accountability es lo mismo que “responsabilidad” y siempre les digo que están MUY equivocados; bueno, ni en inglés accountability se define igual que responsability (responsabilidad) y, por lo tanto, no son sinónimos. Pero, como en todo, hay mucho charlatán por las calles, las universidades y diversos foros.

Algunas de las muchas diferencias entre accountability y “responsabilidad”[1] son:

  • El estado de tener el deber de hacer lo que sea necesario para completar la tarea se conoce como “responsabilidad”. La condición en la que se espera que una persona tome posesión de sus acciones o decisiones es accountability.
  • La “responsabilidad” se refiere a la obligación de realizar la tarea delegada. Por otro lado, accountability, es la consecuencia de la tarea delegada.
  • La responsabilidad se asigna, mientras que accountability se acepta.
  • El origen de la responsabilidad es la autoridad asignada. Por el contrario, accountability surge de la responsabilidad aceptada.
  • La responsabilidad se delega, pero no por completo, y no existe tal cosa como la delegación de accountability.
  • El desempeño de una persona no se mide necesariamente cuando él/ella es responsable. A diferencia de accountability, en la que se mide el desempeño de la persona.
  • La responsabilidad es algo en el que una persona se hace responsable antes o después de la tarea. En contraste con accountability, una persona sólo puede ser “accountable” después de que la tarea se realiza o no se realiza satisfactoriamente.
  • En conclusión, después de revisar los diferentes puntos, está claro que accountability hace a la persona accountable de las consecuencias de las acciones o decisiones tomadas por él/ella. Frente a esto, las consecuencias no están necesariamente vinculadas a la responsabilidad. Además, accountability requiere que una persona responda por las cosas que él/ella hace. Por el contrario, la responsabilidad espera que una persona sea de confianza y confiable para completar las tareas que se le asignan.
Imagen: Ihh.
Imagen: Ihh.

Los invito, amigos lectores, a visitar muchas de las entradas que en diversos buscadores hay sobre el tema, por si aún tienen dudas sobre la diferencia entre accountability y “responsabilidad”.

En nuestra metodología, “accountability hazlosencillo” entendemos accountability como “asumir responsabilidad personal y activa por los resultados que tengo que lograr”.

Siempre me gusta explicar en las conferencias y talleres –que sobre el tema doy algo así como 100 eventos al año– las partes de nuestra definición:

  • “Responsabilidad personal”, es decir, es una decisión que yo tomo, que yo quiero hacer.
  • “Y activa”; al asumir la responsabilidad personal (ser accountable) tomo consciencia de que debo llevar a cabo muchas acciones para lograr mi propósito.
  • “Resultados”; si yo asumo ser accountable de algo, resulta necesario tener claro qué es lo que tengo que lograr, es decir: resultados que, por cierto, para nuestra metodología “hazlosencillo” es lo mismo que objetivos o metas.
  • “Lograr mi propósito”; cuando alguien es accountable, no sólo implica que se quiere o desea alcanzar aquello con lo que uno se comprometió. Se debe lograr, de lo contrario, imposible ser accountable con ese resultado.
Imagen: CDN.
Imagen: CDN.

Como podrán irse dando cuenta, es claro que ser accountable no es parte del ADN humano. Desde muy pequeños, los seres humanos, esto es, desde que somos niños, buscamos evadir la responsabilidad personal por nuestros actos. El niño o la niña que rompe algo en casa difícilmente les dirá a sus padres que ella o él rompió tal o cual cosa, a pesar de que es obvio que fue así. Por ello hay que educar en accountability desde casa, en la escuela, y más tarde en el trabajo y generar una cultura de accountability en todos lados.

Fuente: El Semanario