Seleccionar página

¿Qué podemos esperar, en términos de productividad, de una persona que gana $102.68 pesos mexicanos o USD $5.35 en un día laboral de 8 horas, o $3,121.47 pesos mensuales que equivalen a USD $162.54?

De acuerdo con las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el Foro Económico Mundial (WEF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otros, México se encuentra entre los países donde se paga uno de los salarios mínimos más bajos y también es uno de los países más improductivos del mundo.

En el ranking del WEF, en la correlación entre salarios y productividad, México ocupa el lugar 84, con una calificación de 3.7 sobre 7 puntos, contra Suiza que tiene una calificación de 5.6, siendo el país mas productivo, y le siguen Singapur (5.5), Estados Unidos (5.5), Emiratos Árabes Unidos (5.3) y Malasia (5.3).

Imagen: caracteristicas.co.
Imagen: caracteristicas.co.

Con datos de la OCDE, por lo que hace a la productividad en términos de PIB, representado en dólares por hora, Irlanda es el país más productivo ($85.96), seguido de Noruega ($80.40), Luxemburgo ($80.37), Dinamarca ($64.08) y Holanda ($62.26), siendo la media de la OCDE USD$46.98, mientras que la productividad laboral por hora en México es de apenas USD$18.74. Como se ve, la distancia entre las economías líderes y la nuestra es abismal.

La productividad es el elemento fundamental para que una economía crezca y sea competitiva y, lamentablemente, México ‒por años‒ ha estado atrapado en este círculo vicioso de bajos salarios y baja productividad.

El argumento de que los trabajadores mexicanos trabajan poco es muy fácil de destruir, ya que con datos de la OIT, de la OCDE y de otras fuentes, se puede afirmar que los trabajadores mexicanos están muy lejos de ser flojos o poco trabajadores, de hecho, varias de estas fuentes reportan que en México es el país donde más horas se trabajan al año per cápita entre la Población Económicamente Activa con 2,257 horas al año, que equivalen a 43 horas laboradas a la semana en promedio, lo cual, sólo para dar un referente, es casi lo doble de la media de horas de trabajo al año entre los trabajadores alemanes que lo hacen por 1,356 horas al año o 26 horas a la semana.

País Horas trabajadas al añoHoras trabajadas a la semana
México 2,257 43
Alemania 1,356 26

“La productividad no mide el valor estático del trabajo y capital juntos, sino la dinámica de ambos para generar riqueza”. Según México, “¿cómo vamos?”. Es obvio que la alta productividad de los trabajadores mexicanos está comprobada en ciertos sectores de la economía e industrias, como el campo y la industria automotriz.

Entonces, ¿qué se puede o debe hacer? Yo creo que este año, lo cual no sucedía desde el inicio del gobierno del expresidente Vicente Fox, se hizo algo que va en el sentido correcto de las cosas: incrementar el salario mínimo por encima de la inflación y ponerlo en condiciones de competitividad internacional (ver recuadro). El tema de que esto será inflacionario es bastante relativo, si tomamos en cuenta que los salarios siempre significan un porcentaje relativamente pequeño de todo el proceso productivo.

Es obvio que el salario mínimo no es el único problema en México. En general, tenemos salarios muy bajos. Como referente tenemos la información que nos da el INEGI, en los primeros cinco deciles de distribución de la población por ingreso tenemos que el ingreso máximo mensual es de $10,565.00 (USD$551.72), es decir, el 50% de las familias mexicanas que reciben un ingreso ganan menos de $10,600.00 al mes y si le sumamos la estadística del IMSS, tenemos que de una población de 18,195,692 de cotizantes al Instituto, el salario promedio diario es de $293.28, es decir $8,915.71 (USD$465.59) mensuales.

Imagen: Sin embargo.
Imagen: Sin embargo.

No hacer esto en el corto plazo, significará que se perpetuará el tema de tener una baja productividad. Por otro lado, y en las condiciones actuales del país, de muy bajo crecimiento (0.5% en 2019 y de menos del 2% en el mejor escenario en el 2020), de un creciente número de trabajadores desempleados y de un muy bajo número de empleos generados en la economía, véanse los números de mayo de nuevos trabajadores inscritos al IMSS, esto en el ámbito nacional, y a nivel internacional con un muy alto riesgo de una desaceleración de la economía mundial, se dará el fenómeno de tener más personas trabajando en el sector informal, que ya de por sí son muchísimas.

Cada día se incrementa el número de personas trabajando en el sector informal porque las condiciones de estar en él son, en muchos casos, mejores que las de trabajar en una empresa. Trabajan, por lo general, menos horas que un empleado de una organización del sector privado, tienen muchas menos presiones de cumplir con horarios, metas, requisitos de calidad, seguridad industrial, y un largo etcétera.

Esta primera acción ayudará mucho, pero no es suficiente. Hay que mejorar también las condiciones de trabajo de los empleados y trabajadores que prestan sus servicios para las MiPymes (Micro, Pequeñas y Medianas Empresas), ya que 72% de la población económicamente activa en nuestro país, trabajamos en ellas y aportamos 52% del Producto Interno Bruto y es aún más dramático tomar en cuenta que prácticamente 42% del empleo lo generan las microempresas.

Estoy convencido que aquí no aplica la discusión de qué es primero, ¿incrementar los salarios, prestaciones y beneficios y esto traerá productividad o viceversa? Primero hay que incrementar la compensación y esto traerá un incremento en la productividad.

Fuente: ElSemanario.com